Proyecto de resolución de ONU pide a Asad que traspase poder en Siria

Proyecto de resolución de ONU pide a Asad que traspase poder en Siria

El texto también pide que el gobierno sirio ponga fin "a todas las violaciones de derechos humanos".

31 de enero de 2012, 02:34 pm

Un borrador de resolución de la ONU sobre Siria exige al régimen que ponga fin inmediatamente a la violencia contra los manifestantes e insta al presidente Bachar al Asad a entregar el poder a su vicepresidente.

El texto insiste también en que no habrá intervención en un conflicto que, según Naciones Unidas, ha dejado más de 5.400 muertos en los últimos 10 meses.

El proyecto de resolución pide que "el gobierno sirio ponga fin inmediatamente a todas las violaciones de derechos humanos y ataques contra los que ejercen sus derechos a la libertad de expresión, a la manifestación pacífica y a la asociación".

Pide también a Asad que delegue su "plena autoridad a su vicepresidente" y que se forme luego un gobierno de unión que conduzca a "elecciones transparentes y libres bajo supervisión árabe e internacional".

El texto precisa que no corresponde a los "Estados recurrir al uso de la fuerza o a la amenaza de la fuerza", lo que, según un diplomático, está destinado a responder a preocupaciones expresadas por Rusia y China.

El Consejo de Seguridad de la ONU debe reunirse este martes para examinar el proyecto de resolución que retoma las grandes líneas del plan para resolver la crisis siria anunciado la semana pasada por la Liga Árabe y tiene el respaldo de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y varios países árabes.

Rusia, tradicional aliada de Siria, reiteró el martes su oposición al texto que considera "inaceptable", y estimó que su adopción "abriría la vía a una guerra civil" en ese país. Rusia y China, dos de los miembros del Consejo de Seguridad con derecho de veto, votaron en contra de un anterior proyecto de resolución en octubre pasado.

El Ejército sirio consolida sus posiciones en las afueras de Damasco

Las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, reforzaron este martes sus posiciones con un amplio despliegue de seguridad en las afueras de Damasco, donde ha aumentado la represión, según denunciaron los opositores.

Áreas como Arbin, Guta Este y Samalka, en los alrededores de la capital, son objetivo de ataques de los seguidores del régimen, que este lunes recobraron el control de las afueras de Damasco tras enfrentarse a militares desertores pertenecientes al Ejército Libre Sirio (ELS).

La Comisión General de la Revolución Siria denunció que los soldados y efectivos de seguridad dispararon este martes indiscriminadamente contra varias viviendas en Samalka, mientras que Arbin es blanco de los bombardeos de las fuerzas armadas, que han detenido a decenas de personas.

Esa información fue confirmada por una activista dentro de Siria, que pidió el anonimato, y que dijo que los tanques del Ejército irrumpieron en Arbin, Samalka y en Guta Este, donde se oyen explosiones y bombardeos.

En Guta Este, que está cercada desde hace cuatro días, hay un "despliegue de seguridad sin precedentes", según los opositores Comités de Coordinación Local, que destacaron que en los últimos días fallecieron al menos 39 personas en esta zona, de la que muchos vecinos han huido.

Los Comités acusaron a las fuerzas progubernamentales de llevar a cabo represalias contra algunas familias, cuyas viviendas y tiendas han sido destruidas y saqueadas en Guta Este, donde servicios básicos como la electricidad, el agua y las comunicaciones están cortados.

En la noche de este lunes, el Gobierno sirio anunció que sus fuerzas habían recuperado el control total de la periferia de Damasco y prometió que continuaría la lucha contra los "grupos terroristas".

En un comunicado, el Ministerio del Interior afirmó que sus efectivos habían realizado "en los tres últimos días una operación cualitativa en Duma, Harasta, Saqba, Hamoria y Kafar Batna, en la que persiguieron a elementos de grupos terroristas armados que cometieron asesinatos y secuestros y plantaron minas en las carreteras".

El 'número 2' del ELS, Malik Kurdi, explicó desde Turquía que los soldados disidentes avanzan y retroceden tácticamente sobre el terreno en la periferia de Damasco, bajo control de los efectivos del régimen.

Kurdi, que calificó el conflicto de 'guerra de guerrillas', reveló que este lunes consiguieron destrozar varios vehículos blindados del Ejército en las afueras de la capital, en la provincia central de Homs y en Idleb, en el norte.

Entre tanto, este martes está previsto que el Consejo de Seguridad de la ONU aborde la situación de los derechos humanos en Siria con un proyecto de resolución propuesto por Marruecos, que pide la salida del poder de Al Asad y que cuenta con el rechazo de Rusia, aliado tradicional de Damasco.

Sobre la mesa de negociaciones del máximo órgano de decisiones de la ONU está una propuesta marroquí que busca poner fin a la violencia en Siria y que se centra en el plan de paz sugerido por la Liga Árabe.

Esa iniciativa estipula, entre otras medidas, que Al Asad traspase sus poderes al vicepresidente y la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Rusia, miembro permanente y con poder de veto en el Consejo de Seguridad, rechaza ese proyecto porque considera que además de traspasar sus líneas rojas incluye "puntos inaceptables como la idea de imponer cierto desenlace al diálogo político cuando este ni siquiera ha empezado", según el embajador ruso Vitaly Churkin.

Mientras tanto, algunos grupos opositores sirios han declarado un día de luto por el centenar de muertos de este lunes en el país árabe por la represión de los leales al régimen.

El mayor número de víctimas se registró en Homs, con 76 fallecidos, aunque también hubo 'mártires' en Deraa (sur), Idleb y en las afueras de Damasco.

EL CAIRO
AGENCIAS