Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Labia mayor / El porno de las hadas

Qué le hacemos... Los cuentos de hadas son elaboradas historias de sexo y de amor y de venganza en las cuales no es obvio ni el sexo ni el amor ni la venganza. No se me acuse a mí, hágasele el reclamo al buen doctor Freud, quien nos reveló cómo la vida de los niños necesitaba de esas fábulas que ayudan a resolver la complicada sexualidad: 

 Blanca Nieves: su tema es la envidia que despierta la joven niña que comienza a robar las miradas de los hombres; la vieja bruja 'cuchibarbie' se muere de la ira porque Blanca Nieves se esté poniendo... ¿cómo decirlo? tan 'excelsa' en sus carnes. Ella debe escapar al bosque a vivir su amor libremente con siete falitos, hábiles enanos mineros que son especialistas en entrar en agujeros apretados. Cada uno es parte de un hombre, pero no uno completo. Representan lo que las mujeres más odian del varón: pereza, hambre, gruñidos, mugre, idiocia. Es obvio que los enanos no la satisfacen, ni siquiera Tontín. Un falito es perezoso, otro tiene mal aliento, otro es rojo e irritable, otro es demasiado feliz y buscón, otro estornuda muy pronto. No es fácil encontrar un enano que lo tenga todo. "Tal vez no sea un enano lo que necesito", conclusión a la que llega toda mujer más o menos a los 35 años.

Jack y los fríjoles mágicos: Es una historia de estupidez masculina en la adolescencia. La mamá muriendo de hambre lo manda a vender la vaca y él regresa con tres fríjoles... muy maduro. Y como suele suceder en la adolescencia, la estupidez paga. Jack logra robarle a un gigante un animal que pone huevos de oro. En la versión original le pega al grandulón con un palo más grande que el que él tiene; al crecer, el palo de Jack se hace enorme, se va poniendo más duro, otros tipos le temen. La historia de Jack simboliza la llegada del niño al mundo de los adultos, estúpidamente exitoso, con una corbata más grande que los demás. Jack... Jack y su planta gigante que llega al cielo y crece en las noches, Jack y su 'Raíz' como en el 'Caldo de Raíz'... ¿qué más puedo decir?

 Cenicienta: Mi favorito. El tema son los celos de las mujeres contra la criada buenona. Por su lado, la historia le asegura a la criada que hoy puede estar inmunda echando manguera con el pelo recogido, pero que en su interior habita una princesa y que el día de mañana pondrá a trabajar para ella a todas esas resentidas que le hacen estropear las uñas. Pero sobre todo, Cenicienta explota un sentimiento que poco conocen las mujeres; el afán de redención que nos produce la doncella en harapos, en el cual juega un rol preponderante la chancleta, de calentana procedencia, de colores celestes, champañera. Este cuento tiene todos los ingredientes del buen sexo: doncella redimible, sandalia, hermanas inmundas, limusina y prom.

Por eso, para que nunca nos pase que de grandes terminemos con el lobo en la cama, agarradas con mami por un príncipe o redimiendo a una bailarina exótica, los niños buenos y las niñas buenas a la hora de dormir, antes de aposentar la atribulada cabeza sobre la almohada, hacen bien en recordar a Jack, a la Cenicienta, a Blanca Nieves, que ya sabían cómo era la vuelta.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de noviembre de 2011
Autor
Roberto Palacio

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad