Barrio hereje de Gabriel Pabón Villamizar

Barrio hereje de Gabriel Pabón Villamizar


Barrio hereje de Gabriel Pabón Villamizar
5 de octubre de 2011, 03:28 pm

Pabón, reconocido cuentista (ganó el Premio Juan Rulfo-Radio Francia Internacional en 2001), se lanza con un libro bastante audaz: una colección de crónicas y biografías ficcionales, que narran una ciudad plagada de extrañas y fundamentalistas tribus religiosas.


Los personajes e historias de su libro parecen reales. ¿De dónde los sacó?
Quise que el lector sintiera a mis personajes vívidos, posibles. En algunos casos me limité a extremar sus conductas; pero en otros, creo haberme quedado corto frente a los excesos que algunos sectarios o herejes han adoptado en la vida real. Procedí a contar historias verosímiles sin preocuparme de si lo escrito era cuento, crónica o simple biografía, sino si estaban bien contadas y eran convincentes.


¿Cuánto duró buscando estas historias?
Al comienzo quise escribir un cuento. Pero caí en la tentación de hacer 'inmersión profunda' en los temas, y el asunto se dilató durante años. Cuando me di cuenta, tenía material para escribir sobre cien sectas. Decidí parar y la historia quedó en el congelador siete años. Cuando Antonio García Ángel me dio a conocer La literatura nazi en América, de Roberto Bolaño, vi que allí estaba una fórmula para darle salida a mis historias: la biografía ficticia, pero con altísimo grado de verosimilitud.


¿De dónde vino el interés de presentar estas crónicas desde una mirada religiosa?
En 2001 obtuve el premio Juan Rulfo con un cuento llamado La bella música, donde contaba una guerra entre apartamentos, con base en la música. El próximo relato, me dije, será una guerra entre barrios. ¿El motivo de esa guerra? Pensé que a partir del 11 de septiembre, las guerras tendrían motivaciones fundamentalistas. Y en Bogotá hay proliferación de Iglesias. A veces, una por manzana o por cuadra. No es nada descabellado pensar que algún día un par de sectas entren en guerra.

Enrique Santos Molano
Grandes conspiraciones en la historia de Colombia
Debate. 2011. 271 páginas.


El subtítulo de este libro es: 'De los bellacos oidores de 1714 a los políticos traidores de 1867'. Se trata de ocho crónicas sobre las conjuras que durante ese siglo y medio buscaron hacerse al poder de manera no apegada a las normas; ocho crónicas que se leen con la misma pasión con la que se leen los más maravillosos cuentos o, si se quiere, la mejor de las novelas. Porque Santos ―historiador y periodista― no solo escribe con profundo conocimiento, sino con pasión. Aquí están, entre otras, la conspiración de los oidores contra el presidente Francisco Meneses Bravo de Saravia, la de los gólgotas y conservadores contra Tomás Cipriano de Mosquera y la de Sardá contra Santander.

María Cristina Restrepo
Lo que nunca se sabrá
Seix Barral. 2011. 226 páginas.
Con buen ritmo y lenguaje poético, María Cristina Restrepo se adentra de nuevo en la psicología femenina, que tan bien conoce. Esta vez para narrar las historias de Jimena Rojas y Amanda Arboleda, en la poco contada Medellín de los años 30. Jimena, que viene de la muy libre París, no consigue sentirse cómoda en la capital antioqueña; la única paz la encuentra en Amanda, una 'niña bien' venida a menos. Es en la amistad de estas dos mujeres donde se apoya la trama de esta historia que terminará marcada por la tragedia y la ambición. Retrato de una familia, que termina siendo el retrato de toda una época.

Florence Braunstein y Jean-François Pépin
Cultura general para Dummies. 2011. 768 páginas.

Germán Samper y Eduardo Samper
Germán Samper
Diego Samper Ediciones. 256 páginas. 2011.
No hay duda: Germán Samper (1924) es uno de los arquitectos más importantes de la historia de Colombia. Es el autor del Museo del Oro, los edificios Coltejer (en Medellín) y Avianca (en Bogotá), el Centro de Convenciones (en Cartagena) y de un buen trozo de la biblioteca Luis Ángel Arango. Influenciado por Le Corbusier ―con quien trabajó en París―, desarrolló una arquitectura completamente moderna, que de la mano del trabajo de otras leyendas de la construcción nacional, transformó las ciudades de Colombia. Este libro recoge lo mejor de la obra de Samper e incluye dibujos y planos suyos, así como textos de sus colegas. Además, viene acompañado de una exposición titulada Casa+casa+casa=¿ciudad? sobre la obra de este grande, que estará en el Archivo de Bogotá y se inaugura el 26 de octubre.

Si tú me dices ven lo dejo todo... Pero dime ven
Albert Espinosa
Grijalbo. 201 páginas. 2011.
Una novela sencilla en su estructura y en su lenguaje, que se lee de un tirón: "Finalmente me miró y me soltó las tres preguntas que llevaba años deseoso de que alguien me dijera: '¿Quieres o no quieres controlar tu vida? ¿Quieres o no quieres ser dueño de todos tus momentos? ¿Quieres?'". Espinosa (no solo escritor, sino también actor y director, y toda una estrella en España, su país), cuenta la historia de Dani, un hombre que busca niños perdidos y que es abandonado por su esposa. Entonces emprende un viaje a Capri, contratado por un padre desesperado que no encuentra a su hijo. Allí le aflorarán recuerdos de la niñez que le harán replantear la vida.

Los hijos de la roca
Luis González Sarmiento
Rey Naranjo Editores. 162 páginas. 2011.

¿Qué es escalar? ¿Cuál es el interés de algunas personas por colgarse de una pared y sentir vértigo? ¿Qué hay detrás de esos personajes de barba, gorro, lentes oscuros y zapatillas especiales para aferrarse a las grietas de la roca? Este libro responde estos interrogantes. Ocho historias que cuentan algunas de las anécdotas más divertidas, impactantes y emocionantes de la vida de algunos de los grandes escaladores del país: amoríos, desencantos, desgracias y triunfos. Un libro recomendado para los que quieran conocer el Everest de forma cómoda y económica, junto a una chimenea y una buena taza de café, sin experimentar las inclemencias de estar 8.700 metros sobre el nivel del mar.