CALI NO ES SOLO NARCOTRÁFICO

CALI NO ES SOLO NARCOTRÁFICO

Los gremios vallecaucanos le pidieron ayer el Presidente Samper que el Gobierno no siga viendo a Cali sólo como un escenario en la lucha contra el narcotráfico.

3 de junio de 1995, 05:00 am

Le dijeron que el combate contra las organizaciones delictivas, si bien es una empresa importante, no debe distraer al Estado de su misión como gestor de la inversión social y de programas económicos de beneficio general.

Si en el país -le dijeron un empresario termina una empresa, no se arriesga en la aventura de montar otra. El Valle no escapa a esa cruda realidad, originada en los altas tasas de interés .

En una reunión privada en el Club Colombia, el sector empresarial del departamento dio su apoyo irrestricto a las acciones del Bloque de Búsqueda en su lucha contra los carteles de la droga, pero señalaron que el país no resiste los costos financieros que frenan la economía.

Se conoció que el mandatario nacional lamentó que el problema del sector empresarial saliera a relucir cuando el Gobierno presentó sin éxito la reforma tributaria, necesaria para aumentar la inversión social, modernizar las Fuerzas Armadas, adecuar la infraestructura para la internacionalización de la economía.

De acuerdo con un dirigente gremial, aceptó que se presentan algunas diferencias en el manejo del Banco de la República.

La visita del Presidente Samper y el hecho de que prefiriera a Cali para sancionar el Plan Nacional de Desarrollo, fue interpretada como un respaldo a la ciudad, en momentos que se adelantan intensos operativos antidroga.

Los gremios y Samper coincidieron en que el narcotráfico es un fenómeno que incidió en diversos aspectos de la vida local y regional, pero que se trata de una situación que debe terminar de una vez por todas.

El Gobierno nacional entiende los padecimientos que la lucha desarrollada en esta región contra el narcotráfico están causando. También entiende que la única manera de redimir la ciudad del estigma internacional que injustamente la está afectando es la de perseverar en esta lucha hasta convertir ese señalamiento en cuestión del pasado dijo Samper.

Por su parte, el gobernador Germán Villegas anotó: Nadie puede decir que nuestro desarrollo está cimentado en la actividad de un grupo de delincuentes, y enlodar, escudado en ese infundio, a una comunidad austera, alegre y trabajadora como la nuestra .

Primero, lo primero...

Al presentar su programa del Salto Social, el Presidente dijo que antes que pensar en autopistas, puentes automatizados o avances tecnológicos cercanos a la ciencia ficción, es necesario hacer esfuerzos porque los colombianos estén mejor preparados y vivan mejor .

Dijo que la ley del Salto Social, además de la generación de empleo, implica mayor inversión social del Estado.

Anunció la creación de 1.6 millones de empleos y la universalización de la educación hasta lograr que todos los niños puedan cursar como mínimo hasta noveno grado.

Acompañaron al Presidente en su visita a Cali los ministros Guillermo Perry Rubio (Hacienda), Arturo Sarabia Better (Educación), Cecilia López Montaño (Medio Ambiente), María Sol Navia (Trabajo) y Rodrigo Marín Bernal (Desarrollo) y el Director Nacional de Planeación Antonio Ocampo.

Samper indicó que su programa constituye un modelo alternativo de desarrollo que tiene al campo como eje de ese avance en el largo plazo. El empleo será básico en la generación de riqueza.

También, con asesoría del Sena, se crearán 350.000 nuevas microempresas, sector económico al que se han destinado 165.000 millones de pesos durante la presente administración.

Al hacer una defensa de su programa social, dijo que el Plan permite que por fin comience en Colombia el tiempo de la gente. Ese plan contiene cuatro estrategias en las que se requiere mayor inversión social por parte del Estado.

En el mejoramiento a la educación, dijo que se han apropiado los recursos para el mejoramiento de las condiciones salariales de los educadores, a los que invitó a convertirse en los protagonistas del Salto Social.

Dentro del programa social de la administración Samper, se espera que en 1998 los sistemas de salud preventivos estén cubriendo el 80 por ciento de la población más pobre. En este campo, el Presidente expresó su preocupación por los síntomas de desnutrición que empiezan a mostrar los niños, después de 10 años de intentos por superar esa situación.

Al responder a quienes critican el nuevo sistema de salud, dijo que se trata de un sistema de libre competencia en el que tienen cabida las entidades de medicina privada, sector solidario o de cooperativas y organismos de salud del Estado.

Enfatizó que aún cuando se dará apoyo para la atención en salud privada, el Estado no abandonará su compromiso con los sectores marginados y resaltó la creación de 13 Empresas Prestadoras de Salud (EPS) con cuantiosas inversiones por parte del sector privado.

Otro componente del Salto Social lo constituyen los esfuerzos del Gobierno Nacional para llevar agua potable y alcantarillado a sectores marginales y lograr que al final del cuatrienio más de un millón de familias dispongan de una vivienda digna.

Al aclarar que el debate actual no está en más o menor participación estatal sino en el tener un mejor Estado, el cual debe impulsar la iniciativa particular, llamó al sector privado a participar en lo que llamó la Empresa Colombia del Siglo XXI.

Es al sector privado al que le corresponderá construir, rehabilitar y administrar más de 2.900 kilómetros de vías, construir miles de nuevos megavatios de generación eléctrica, desarrollar nuevos puertos, operar los aeropuertos y cofinanciar los distritos de riego que recapitalizarán el campo colombiano , anotó.