Salud

Encuentran la forma en que el consumo de alcohol puede causar cáncer

La ingesta de licor produce daño genético en las células madre, encontró una investigación.

La OMS ya consideraba al alcohol como un carcinógeno de grupo 1.

Foto:

EFE

La Agencia para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde hace tiempo ya clasificó al alcohol como un carcinógeno de grupo 1, por la "evidencia convincente" de que provoca cáncer en los seres humanos.

Pero ahora una investigación publicada este miércoles en la prestigiosa revista ‘Nature’ no solo confirma ese efecto, sino que apunta a que beber alcohol produce un químico perjudicial en el organismo que puede provocar daño genético permanente en el ADN de las células madre y brinda más detalles sobre cómo esta ingesta incrementa el riesgo de desarrollar siete tipos de cáncer, incluidas formas comunes como el de pecho y el de colon.

“Algunos cánceres se desarrollan debido a un daño en el ADN en las células madre. Mientras que ciertos perjuicios ocurren por azar, nuestros resultados sugieren que beber alcohol puede incrementar el riesgo de este daño”, dijo Ketan Patel, profesor del Medical Research Council Laboratory of Molecular Biology, quien codirigió el estudio.

En un trabajo con ratones en laboratorio, estos científicos británicos usaron análisis de cromosomas y secuenciación de ADN para examinar el daño genético causado por el acetaldehído, un químico perjudicial que se genera cuando el cuerpo procesa el alcohol y que es considerado como el principal factor de la resaca alcohólica y el rubor facial.

El equipo de Patel administró alcohol diluido a los ratones y luego analizó su efecto en el ADN de los animales. Los investigadores hallaron que el acetaldehído puede romper y dañar el ADN dentro de las células madre sanguíneas, alterando de manera permanente las secuencias de ADN en su interior.

La importancia radica en que cuando las células madre saludables se vuelven defectuosas pueden dar origen a células cancerosas.

El equipo también observó cómo el cuerpo intenta protegerse del perjuicio provocado por el alcohol mediante un grupo de enzimas que descomponen el acetaldehído en acetato para que las células luego puede usarlo como fuente de energía. Cuando ratones que carecían de esas enzimas ALDH recibían alcohol, su ADN sufría cuatro veces más daño.

Patel explicó, además, que una segunda línea de defensa del organismo son unos sistemas de reparación en el ADN que, la mayoría de las veces, le permiten enmendar y revertir distintos tipos de daño genético.

La experta en prevención del cáncer Linda Bauld, de la organización Cancer Research UK, dijo que este estudio pone de manifiesto “el daño que el alcohol puede hacer a nuestras células, lo que le cuesta a la gente más que una resaca”.

"Sabemos que el alcohol contribuye a más de 12.000 casos de cáncer en el Reino Unido cada año, así que es una buena idea pensar en reducir la cantidad que bebemos", añadió Bauld.

EFE Y REUTERS