Gobierno

Superpulso político por escaño en Corte Constitucional

La elección de este magistrado será protocolizada por el Senado en pleno, este jueves.

El presidente Santos anunció que el plazo para que las Farc dejen sus armas se prolongará tres semanas.

Foto:

Juan David Tena / Presidencia - EFE

No ha sido usual ver al presidente Juan Manuel Santos sentado a manteles en la casa de un congresista con miembros de una bancada, pero esa escena ocurrió la noche de este martes en la residencia del senador Roy Barreras.

La presencia de Santos en el apartamento de Barreras, precandidato presidencial, a pocas horas de que se venza el plazo para la inscripción de los aspirantes a la contienda de 2018, tiene muchas lecturas.

Una primera, que en efecto ocurrió, es que el Presidente tiene interés en “alinear” a su partido con algunos temas de prioridad para su Gobierno.

En esa sentada con 48 congresistas de ‘la U’ (la bancada más numerosa entre los partidos) Santos reiteró su preocupación por fortalecer el apoyo al proceso de paz, eliminando todos los riesgos.

Pero, de manera particular en un punto: como lo más riesgoso para el proceso con las Farc hoy es la seguridad jurídica, se requiere que la Corte Constitucional ratifique el compromiso que el Gobierno asumió en La Habana, confirmando el espíritu del acuerdo en sus sentencias a la hora de examinar la constitucionalidad de las leyes y actos legislativos que tengan que ver con su implementación.

Y es que hay razones para que haya preocupación: hace apenas un par de semanas la Corte Constitucional dejó sin piso dos aspectos clave del acuerdo con las Farc: que el Congreso no podía modificar los proyectos de ley y de reforma constitucional que
apunten a la implementación del acuerdo.


La decisión de la Corte fue tan grave, que el exjefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, aseguró que con su sentencia “la Corte Constitucional puso en jaque el acuerdo de paz”.

La Corte Constitucional puso en jaque el acuerdo de paz

De la Calle dijo, además, que la decisión del tribunal de Constitucional lo que pretendía era que se hiciera una nueva negociación del acuerdo con las Farc.
Lo preocupante para el Gobierno, además, es que la Corte Constitucional tomo esa decisión con el voto del magistrado Francisco Bernal, ternado por el Presidente de la República, y considerado un aliado suyo.

Por eso la preocupación de Santos de ahora, de tratar de asegurarse de que a la Corte llegue un aliado suyo y no de los opositores.

En esta controversia sorprendió que el senador Armando Benedetti, presidente de ‘la U, haya expresado que es urgente elegir en la Corte a Diana Fajardo, o que de lo Contrario “las Farc se pararían de la mesa”.

“Sin Diana Fajardo está en riesgo latente la paz”, escribió Benedetti, en uno de sus trinos.

Diana Fajardo, ternada por la Corte Suprema de Justicia, compite por un escaño en la Corte Constitucional con Álvaro Motta y Alejandro Ramelli.

La elección de este magistrado de la Corte Constitucional será protocolizada por el Senado en pleno, este jueves.

Alrededor de esta elección se ha planteado un superpulso entre unos aliados del presidente Santos que creen que por ese camino llegaría un mayor blindaje del proceso de paz, y sus opositores, que ven en esta una oportunidad para tener un aliado suyo que, desde la Corte, se opongan a las concesiones a la guerrilla.

La Corte Constitucional, un tribunal creado por la Constitución de 1991, conformada por 9 magistrados, es la última palabra sobre lo que son la Constitución y las leyes.
Aunque es un tribunal de la Justicia, la Corte Constitucional es también una instancia política, que define grandes asuntos del mayor impacto para la sociedad.
Por eso la importancia de este debate. De este superpulso de poderes.

POLÍTICA