Cortes

El género no es razón para negar la custodia a un padre, dice la Corte

Asegura que ese argumento es un ‘estereotipo’ que vulnera el derecho a la igualdad de los hombres.

El fallo señala que a un padre no se le puede negar la custodia de un hijo teniendo como argumentó principal su género.

Foto:

123RF

La Corte Suprema de Justicia señaló en un fallo de tutela que a un padre no se le puede negar la custodia de un hijo teniendo como argumentó principal su género.

En la sentencia, con ponencia del magistrado Aroldo Wilson Quiroz, se estudió el caso de un hombre a quien le quitaron la custodia de su hija de 11 años. La sentencia del Tribunal Superior de Cundinamarca consideró que, en razón del sexo de la menor (femenino), era su madre la figura parental llamada a acompañarla en su adolescencia.

“La menor ha entrado a la edad de adolescencia, época muy delicada en la formación integral de los menores, pues es precisamente el despertar o desarrollo de su sexualidad, requiriendo, sobre todo las niñas, una atención y cuidado especial o delicado por parte de su progenitora”, señaló el Tribunal. En esta se menciona incluso que “no era sano” el hecho de que el padre y la menor vivan en una misma casa, puesto que ello “atenta contra su privacidad, su salud, pudor e intimidad”.

En la decisión se reguló el régimen de visitas y se le impuso al padre la obligación de pagar 300.000 pesos mensuales y proporcionarle dos mudas de ropa en los meses de junio y diciembre.

Sin embargo, la Corte Suprema, la cual revisó el caso, indicó que desestimar las aptitudes parentales de un padre fundamentándose en un estereotipo de género es una actuación que, sin duda, “vulnera su derecho fundamental a la igualdad” y que “constituye una verdadera discriminación”.

“No pueden ser admisibles las especulaciones, presunciones, estereotipos o consideraciones generalizadas sobre características personales de los padres”, agregó el alto tribunal, por lo que revocó el fallo del 27 de febrero y le concedió la custodia al padre.

En la sentencia se advierte que el juzgado no le dio relevancia ni efectuó un estudio de las manifestaciones de la menor sobre con cuál de los padres quería vivir. Y que tampoco tuvo en cuenta los informes presentados por el Instituto Nacional de Medicina Legal y la Defensora de Familia, los cuales decían que si bien ambos padres exhibían comportamientos psicológicos estables y evidenciaban capacidades para procurar el bienestar a su hija, la menor se inclinaba a permanecer bajo el cuidado de su progenitor.

“La sentencia criticada incurrió en una vía hecho, pues no apreció en conjunto los medios de convicción necesarios para resolver el litigio”, dijo la Corte.

La pareja se separó en el 2012. La mamá formó un nuevo hogar, por lo que el padre se había quedado con la custodia. La defensa de la mujer dijo en audiencia que la menor se encontraba en periodo de desarrollo sexual, por lo que se consideraba que era mejor que “estuviera asistida y acompañada por la mamá”.

Una de las pruebas en el proceso es una entrevista a la menor, efectuada el 6 de mayo de 2016, en la que ella decía: “Yo estoy bien con mi papá, vivo tranquila, estoy feliz con él. Mi papá me trata bien y mi mamá me trata bien, me gusta estar con los dos por igual”.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com