Barranquilla

'Fallo de la Corte sienta un precedente': hombre afectado por vecinos

Héctor Sánchez, quien es homosexual, por años fue víctima de insultos por su orientación sexual. 

Héctor Sánchez Escorcia, en la tarde del pasado lunes en la sede de Caribe Afirmativo en Barranquilla, con el director de la organización, capitulo Caribe, Wilson Castañeda.

Foto:

Caribe Afirmativo

“Te voy a matar, marica HP. Como sigas jodiendo, vas a ver, te voy a joder, maricón”, es una de las tantas frases ofensivas que vecinos del barrio Villa Carolina, en el norte de Barranquilla, le han gritado por años a Héctor Sánchez Escorcia, de 42 años y abiertamente homosexual.

Por esa razón, el diseñador de modas interpuso, ante la Corte Constitucional,  una acción de tutela con el fin de solicitar la protección de sus derechos fundamentales: la no discriminación, la igualdad, el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad humana.

El fallo salió a su favor tras presentar el recurso  en noviembre de 2015. 

"Estoy sorprendido por este fallo porque no me habían notificado. Mis vecinos tampoco lo esperan y solo falta que les notifiquen que de ahora en adelante me tienen que respetar a mí y a mis padres", le dijo Sánchez Escorcia a EL TIEMPO, tras leer el resultado a su favor que emitió la Corte Constitucional.

Sánchez Escorcia relató que han sido años de zozobra, en los que ha tenido que recurrir a un sinnúmero de instancias como denuncias en inspecciones de policía, la acción de tutela que acaba de ganar y la instalación de ocho cámaras en su casa para poder registrar cada vez que era víctima de improperios e, incluso, de agresiones físicas.

Agregó que miembros de las siete familias que tiene de vecinas han participado en el hostigamiento que ha recibido a lo largo de los años. Incluso, fuera del conjunto cerrado Villa Catalina, en el que reside junto a sus padres, también hay personas que lo insultan.

"Es hora de recuperar mi paz, esa paz que todo ser humano necesita para vivir. Esta situación me ha afectado en todos los sentidos, el laboral, el familiar, porque me han difamado y parte de mi clientela ha decidido no volver a contratarme. Tengo derecho a que se me respete el buen nombre y este es un precedente que queda sentado", agregó Sánchez, quien ganó el Congo de Oro en el Carnaval de Barranquilla por la confección del mejor disfraz, el de Poseidón. 

En la acción de tutela, Sánchez Escorcia solicitó que quienes lo han agredido le ofrezcan disculpas por los agravios que le han propinado. Dice que puede perdonar a sus agresores, pero eso no significa que dialogará con ellos en la misma mesa de ahora en adelante.

"Simplemente quiero que me dejen vivir y que me ignoren si no pueden convivir conmigo. Unas 35 personas no me dejan vivir y hasta dos niñas han quedado en la mitad de este problema porque ven el ejemplo que dan los adultos de sus familias", anotó.

Héctor Sánchez Escorcia es un diseñador de modas reconocido a nivel nacional e internacional. En el Carnaval 2017 confeccionó y lució el disfraz de Poseidón que resultó ganador del Congo de Oro.

Se determinó, entonces, que los actos de discriminación ejercidos contra Sánchez Escorcia estuvieron fuertemente marcados por la violencia verbal y las amenazas de tipo físico.

“Mira, pedazo de maricón, todos ustedes son unos ‘HP’, todos ustedes”, así también le gritaron a Sánchez, quien  asegura que en ocasiones hasta le dañaron algunos bienes de su casa, donde vive con sus padres, personas de la tercera edad que también han sido víctimas de las agresiones.

Así las cosas, la Corte Constitucional ordenó a los vecinos accionados “cesar de manera inmediata cualquier acto de discriminación ejercido contra él" y “abstenerse de hacer alusión a la orientación sexual de cualquier residente con el propósito de ofender o agredir, a través del uso de epítetos insultantes o descalificatorios”.

La corporación tomó esta decisión luego de que estableciera que los actos de discriminación que se presentaron en este caso fueron dos: primero, el uso discriminatorio del lenguaje, con referencia a la homosexualidad; y segundo, el afianzamiento de un escenario de discriminación, evidenciado en la limitación efectiva de los derechos fundamentales de Sánchez Escorcia en el conjunto residencial por parte de sus vecinos, sin que este contase con mecanismos para salvaguardar sus garantías constitucionales.

Caribe Afirmativo, organización que vela por los derechos de la comunidad LGBTI, celebró el fallo que no solo garantiza los derechos de Sánchez Escorcia, sino también de las personas con ese tipo de orientación en la capital del Atlántico  y de la región Caribe que han sido víctimas de amenazas por presentar otra orientación sexual. 

“Este caso es uno de los muchos que se han conocido en esta ciudad, en donde la gente ridiculiza a los hombres gay y les llama todo el tiempo ‘maricones’.

Les llaman todo el tiempo ‘maricones’, una agresión verbal que causa mucho daño a esta población que ha sido violentada históricamente

En las consideraciones que motivan el sentido del fallo, la Corte destacó que el juez constitucional tiene el deber de consolidarse como un “agente institucional obligado a valorar con especial atención los casos en los que se pongan en evidencia actos discriminatorios relacionados con la orientación sexual, aplicando el enfoque diferencial que obedezca a la situación generalizada de vulnerabilidad y que tiendan a una solución jurídica que contribuya a la superación de la misma”.

“Pedimos a la Alcaldía de Barranquilla y a la Policía Metropolitana que siguiendo la Ley Antidiscriminación y el Código de Policía y Convivencia, exhorten a las administraciones de la propiedad horizontal y urbanizaciones, para que incluyan en sus manuales el respeto y reconocimiento de los derechos LGBTI", aseguró Castañeda.

En Caribe Afirmativo, finalmente, se han registrado otros casos similares al de Sánchez Escorcia: dos de hombres homosexuales y otro de una mujer trans, quienes denunciaron que han sido víctimas de amenazas en las que los agreden física y verbalmente.

La corporación aseguró que hace seguimiento a estos casos por medio del equipo jurídico de Caribe Afirmativo, que ya ha entablado acciones legales en contra de los victimarios.

Este es el conjunto Villa Catallina, en el barrio Villa Carolina, en el norte de Barranquilla, donde se presentan las agresiones hacia Héctor Sánchez Escorcia.

Al presentar la tutela, Héctor Sánchez Escorcia describió varias situaciones en la que sintió que sus derechos no se respetaban.

Cronológicamente aseguró que “el 3 de septiembre de 2015, uno de los residentes del conjunto de ocho casas donde reside  lo agredió cuando pretendía entrar al inmueble”.

Relató que recibió “empujones, un golpe en la espalda y una amenaza en la que el vecino le manifestó: te voy a matar, marica HP; como sigas jodiendo, vas a ver, te voy a joder, maricón”.

También dijo que “el 28 de agosto de 2015, otro residente, mientras el demandante aseaba la terraza de su vivienda, lanzó improperios en su contra, gritándole: 'Ya empezó este marica a joder, a revolver esto de nuevo”.

Además denunció que el 14 de agosto de 2015, mientras se adelantaban reparaciones eléctricas en su residencia, un vecino maltrató verbalmente a su padre y vociferaba “el maricón ese dice que nosotros somos HP”.

BARRANQUILLA