Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM ELTIEMPO.COM

Eltiempo Multimedia
A este centro penitenciario le dicen 'el hilton' de las cárceles por sus buenas condiciones de salubridad. Su director, Arturo Lemus, dice que esto solo es posible en una cárcel no hacinada y que luchará para que continúe así.

La Distrital, una cárcel atípica

A este centro penitenciario le dicen 'el hilton' de las cárceles por sus buenas condiciones de salubridad. Su director, Arturo Lemus, dice que esto solo es posible en una cárcel no hacinada y que luchará para que continúe así.

La Distrital, una cárcel atípica

A este centro penitenciario le dicen 'el hilton' de las cárceles por sus buenas condiciones de salubridad. Su director, Arturo Lemus, dice que esto solo es posible en una cárcel no hacinada y que luchará para que continúe así.
GALERIAFOTOS-WEB-PLANTILLA_GALERIA_FOTOS-12848538.html
  • La Distrital, una cárcel atípica

    La Distrital es la única cárcel no hacinada de la ciudad. Tiene cupo para 1.028 presos, pero apenas alberga a 57 mujeres y 566 hombres. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    La Distrital es la única cárcel no hacinada de la ciudad. Tiene cupo para 1.028 presos, pero apenas alberga a 57 mujeres y 566 hombres. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Aunque hay suficientes mesas para todas, algunas privadas de la libertad prefieren comer en el piso, para aprovechar la luz del sol. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Aunque hay suficientes mesas para todas, algunas privadas de la libertad prefieren comer en el piso, para aprovechar la luz del sol. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    En la Distrital hay talleres en los que todos pueden participar, para redimir parte de su pena y aprender tareas productivas que les serán útiles cuando queden en libertad. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    En la Distrital hay talleres en los que todos pueden participar, para redimir parte de su pena y aprender tareas productivas que les serán útiles cuando queden en libertad. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Hay cinco pabellones para hombres. Uno de ellos es para los sindicados (no han sido juzgados) que vienen de las URI y que representan la mayor peligrosidad. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Hay cinco pabellones para hombres. Uno de ellos es para los sindicados (no han sido juzgados) que vienen de las URI y que representan la mayor peligrosidad. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Algunos de los reclusos pasan el tiempo con juegos de mesa o leyendo un libro. Por seguridad, no van a sus celdas entre las 5:30 a.m. y las 6 p.m. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Algunos de los reclusos pasan el tiempo con juegos de mesa o leyendo un libro. Por seguridad, no van a sus celdas entre las 5:30 a.m. y las 6 p.m. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Los únicos deportes que se practican en la cárcel Distrital son voleibol y fútbol. Otros deportes de contacto no están permitidos, para evitar riñas. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Los únicos deportes que se practican en la cárcel Distrital son voleibol y fútbol. Otros deportes de contacto no están permitidos, para evitar riñas. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • pauta

    Publicidad

  • La Distrital, una cárcel atípica

    Las privadas de la libertad usan esta ventana en el patio como espejo o para espiar si hay guardias u otros reclusos al otro lado. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Las privadas de la libertad usan esta ventana en el patio como espejo o para espiar si hay guardias u otros reclusos al otro lado. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    La rutina en la cárcel rara vez es interrumpida. Todos los días a las 11:30 a.m. los privados de la libertad hacen fila para poder almorzar al mediodía, sin demoras. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    La rutina en la cárcel rara vez es interrumpida. Todos los días a las 11:30 a.m. los privados de la libertad hacen fila para poder almorzar al mediodía, sin demoras. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Robert y Quintín son los dos únicos holandeses en la cárcel Distrital. Son señalados de intento de tráfico de estupefacientes, pero aún no han sido juzgados. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Robert y Quintín son los dos únicos holandeses en la cárcel Distrital. Son señalados de intento de tráfico de estupefacientes, pero aún no han sido juzgados. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    Robert Van De Joorel tiene 60 años y la fiscalía pide 20 años de cárcel. Teme no volver a ver su país. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    Robert Van De Joorel tiene 60 años y la fiscalía pide 20 años de cárcel. Teme no volver a ver su país. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • La Distrital, una cárcel atípica

    La fiscalía pidió una condena de 8 años de cárcel para el holandés Quintin Douglas Van Himmenaede, de 35 años, por transportar 1 kilo de drogas. Aún no ha sido sentenciado. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
    La fiscalía pidió una condena de 8 años de cárcel para el holandés Quintin Douglas Van Himmenaede, de 35 años, por transportar 1 kilo de drogas. Aún no ha sido sentenciado. FOTO: Ana María García / EL TIEMPO
  • pauta

    Publicidad

Publicidad