Eltiempo Multimedia
Huella Social es la revista de responsabilidad social del periódico EL TIEMPO, la publicación con mayor circulación sobre el tema en Colombia.

Un humedal con buenos vecinos

Por: JAVIER SILVA HERREA | 3:35 p.m. | 13 de Marzo del 2012

Un humedal con buenos vecinos
Foto:

¿Cómo lograron bogotanos del común proteger uno de los principales humedales de la ciudad? Su lucha.

Hace un poco más de 13 años, un grupo de vecinos de la Junta de Acción Comunal Niza Sur, en el occidente de Bogotá, le declararon la 'guerra' a la destrucción de un humedal.

En esos momentos, cuidar el medio ambiente no estaba de moda. ¿Campaña de lunáticos? ¿Ecólogos fundamentalistas? No era ilógico pensarlo, porque la mezcla de agua y tierra que siempre se concentra en esos sitios, que muchos confunden con pantanos, siempre ha sido mirada como un obstáculo que no deja hacer más barrios, más ciudad.

Pero ellos sabían lo que valía. Se empeñaron entonces en que no podía consolidarse como basurero o como sitio para arrojar escombros.

Y mucho menos, dejarlo al libre albedrío del exalcalde Enrique Peñalosa, quien planeó borrarlo del mapa con senderos, ciclorrutas y plazoletas, obras que implicaban la tala de 1.150 árboles, su fragmentación, la destrucción del equilibrio ecológico y la instalación de iluminación artificial.

El humedal de Córdoba debía blindarse, tenía que recuperar sus rondas y la calidad del agua, seguir siendo el hogar natural de garzas y plantas, una fábrica de aire limpio incrustada en el norte de la ciudad y que toca, además de Niza, los barrios Prado Veraniego, Potosí y Parques de Córdoba.

Y en eso se empeñó el trabajo comunitario de estos bogotanos de corazón, que con el paso del tiempo permitió que esta combinación de laguna y selva sea hoy uno de los 14 humedales que todavía viven en la ciudad, de los pocos que aún capturan carbono, alimentan 'monjitas, tinguas y otros pájaros, que amortiguan aguaceros y filtran y limpian algunos litros de aguas residuales.

Como una porción de agua en el desierto, se ha convertido en una zona de reserva urbana que desde el aire interrumpe una secuencia larga de edificios, casas y 40 hectáreas conforman el humedal, divididas en tres sectores.

La construcción de la Avenida Suba y la calle 127, en Bogotá, dividieron el espejo de agua en tres humedales. Uno de esos sectores se aprecia en la foto. vías; donde viven 118 especies de pájaros y al que se muda otro medio centenar de aves migratorias que llegan allí en octubre, huyendo del invierno ártico. Hace 12 años, una utopía.

Hoy: una proeza que logró en el 2011 el tercer lugar del premio Planeta Azul -convocado por el Banco de Occidente-, y que reconoce el esfuerzo de comunidades colombianas por preservar el agua.

La lucha por su defensa comenzó en el año 2000. Frente a la posibilidad de que Bogotá pasara por encima del humedal, un grupo de vecinos tuvieron que superar, como paso previo, un obstáculo clave: "Debimos enseñarles al resto que el humedal no era un charco, un lodazal. Les mostramos sus funciones como hábitat, como un lugar vital para la vida", explica Mauricio Castaño, coordinador del comité ambiental del grupo.

A partir de ahí, y con la mayoría de la población de su lado, la Junta de Acción Comunal interpuso una acción popular para que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) invirtiera en obras para proteger el lugar y aislarlo del avance del concreto.

Lo que vino duró 7 años, un tire y afloje que incluyó una decisión del Consejo de Estado con la que este le ordenó a la Empresa de Acueducto hacer los trabajos de restauración y, luego, una apelación de la EAAB contra ese fallo que no fue aceptada.

"A pesar de esa decisión, intentaron hacer una ciclorruta y tuvimos que interponer otro incidente por desacato que la EAAB también quiso tumbar, pero que salió a nuestro favor", explicó Castaño.

Se esperaba que el Acueducto y las autoridades ambientales, como la CAR, iniciaran el cumplimiento de lo ordenado por las altas Cortes, pero, al contrario, interpusieron dos tutelas más para dejar sin piso la Acción Popular, que finalmente nunca fueron aceptadas .

"Luego, y con todo y esos fallos, tuvimos que concertar con la EAAB para definir los compromisos que se debían cumplir en el humedal", agregó la socióloga Luz María Gómez. Hoy, como no suele pasar en muchos sitios del país con los riñones del planeta, como se les llama popularmente a estos ecosistemas, Córdoba tiene plan de manejo y caudal ecológico, una especie de torrente de agua potable que llega a sus tejidos para potenciar su biodiversidad.

Tiene cerramientos para que no sea invadido, vigilancia y un plan de dragados para quitarle sedimentos, basuras, crear nuevos espejos de agua e islas que sirvan de refugio para la fauna. Y lo más importante: existe un proceso para que no haya casas que arrojen sus desperdicios al ecosistema (conexiones erradas).

Ya se hizo una primera evaluación, y de 160 casas que vertían sus aguas residuales al humedal, 56 fueron corregidas y ahora las llevan al sistema de alcantarillado.

"Falta identificar más viviendas que contaminan, pero al menos ya se dieron los primeros pasos", explicó Liborio Sánchez, miembro del comité ambiental. Su principal debilidad es el sector uno (de los tres en los que está dividido), situado desde la calle 127 hacia el norte, cerca de los sectores Mónaco, Prado Veraniego Sur y Canódromo, donde abunda la acumulación de basuras generada por el reciclaje en áreas aledañas a su canal.

A pesar de esto, los pasos hacia su rehabilitación no paran y van hacia adelante. "El derecho colectivo, que era la protección de una porción de naturaleza, se hizo realidad", dice el biólogo Luis Jorge Vargas, uno de los 'soldados' que pelearon por este deseo social por la conservación.

Así son 'los riñones de la ciudad'

Se calcula que el 6,4 por ciento de la supercie terrestre, una extensión superior a la de Europa, está cubierta por humedales. Sus divisiones:

Una ronda terrestre: Conservan árboles y arbustos que generan una barrera entre el humedal y la vida de la ciudad.

Un sector inundable: Cubierto por plantas que son el hogar de aves que buscan protección, muchas de ellas migratorias que arriban desde Norteamérica o Suramérica para huir del invierno ártico o antártico.

Una parte acuática: Allí llegan las aguas de los sistemas de drenaje naturales, como quebradas, y artificiales, alcantarillados pluviales (agua lluvia). Sin embargo, muchas casas o edificios tienen conexiones erradas o 'piratas' de aguas negras, que en lugar de conectarse con los alcantarillados van a dar a los humedales.

Para qué sirven: En verano son imprescindibles para afrontar sequías prolongadas porque acumulan agua de los ríos. Y en invierno evitan inundaciones.

Son vitales para obtener agua potable a largo plazo. Se les conoce como los 'riñones del planeta', porque el humedal filtra y limpia el agua que viene de las quebradas o de los ríos.

Allí crecen peces que nos sirven de alimento. Son imanes de turismo ecológico. Regulan el clima y contribuyen a captar emisiones de gases contaminantes.

Javier Silva Herrera

Redacción Vida de Hoy-EL TIEMPO

 

    Publicidad
    Paute aquí

    Recomendados en Facebook

    Publicidad
    Paute aquí

    Reportar Error

    ¿Encontró un error?

    Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

    Los campos marcados con * son obligatorios.

    *
    *
    *

    Mostrar Comentarios